Guías CIE-11

Acerca de las guías

Los miembros de la Red Global de Práctica Clínica (RGPC) tienen la oportunidad de revisar y comentar el borrador de las guías diagnósticas y descripciones clínicas de la CIE-11 de trastornos mentales y del comportamiento, que se deben concluir en el 2017; antes de la aprobación de la CIE-11 por la Asamblea Mundial de la Salud en mayo del 2018. El borrador de las guías, (que se puede ver haciendo clic a continuación), ha sido desarrollado por Grupos de Trabajo designados por el Departamento de Salud Mental y Abuso de Sustancias, presentando informes al Grupo Internacional de Asesores para la Revisión de los Trastornos Mentales y del Comportamiento de la CIE-10.  

Le agradecemos por sus comentarios y sugerencias acerca de cómo el borrador de las guías puede mejorarse, particularmente en cuanto a su claridad y aplicabilidad en escenarios clínicos, de investigación, de formación profesional, y administrativos. (Las instrucciones sobre cómo proporcionar comentarios se encuentran en las páginas que contienen los borradores de las guías). Los comentarios realizados a través de esta plataforma se presentarán a los Grupos de Trabajo de la CIE-11 responsables de áreas específicas y al personal de la OMS, a fin de que puedan tomarse en consideración antes de la finalización de dichas guías.


Cuatro advertencias importantes deben tenerse en cuenta al revisar los borradores de las guías: 

1) Los borradores de las guías incluyen las siguientes secciones: características esenciales (requeridas), límites con otros trastornos y la normalidad, y características adicionales. Las secciones complementarias (por ejemplo, características relacionadas con la cultura) se publicarán cuando se hayan completado.

2) Los borradores de las guías NO son definitivos. Los cambios adicionales se basarán en los resultados de los estudios de campo que actualmente se están llevando a cabo, así como en respuesta a los comentarios y observaciones presentados. 

3) Estas guías no han sido aprobadas por la OMS. 

4) Los números de código que se muestran junto a los títulos del trastorno son preliminares y están sujetos a cambios. No se deben utilizar bajo ningún motivo para la codificación o la elaboración de informes.